Manuel Antonio Domínguez Walker: el “gallero” que controla el traslado de la droga en La Villa de Los Santos

Se revelan nuevos datos del líder de la organización criminal desmantelada por el megaoperativo “El Gallero” a partir de las primeras audiencias realizadas este martes a los 11 detenidos, donde se involucra, además, al alcalde de La Villa de Los Santos, Eudocio “Panny” Pérez.

El sospechoso principal de comandar esta compleja red de tráfico de drogas es Manuel Antonio Domínguez Walker, de 44 años, un sujeto con una amplia carrera en el oscuro mundo de la delincuencia organizada, informan fuentes del Diario Crítica y La Estrella de Panamá según las narraciones ofrecidas por la Fiscalía a la jueza de garantías, Josefa Monfonte, durante la audiencia de la noche.

Domínguez Walker se declaró como un “empresario independiente”, especialista en la importación y exportación de gallos de pelea, residente de la prestigiosa zona de Rainforest Village, cercana al estadio Rod Carew. El hombre destacó que gana alrededor de $7 mil mensual. Su círculo social lo conoce como “Toño” o “El Pollo” y lleva una vida lujosa. Tiene tres hijos menores de edad y también es poseedor de varios vehículos de alta gama.

La otra vida de Manuel Antonio Domínguez Walker

Detrás de esta fachada de hombre exitoso, el supuesto cabecilla de la extinta organización se encontró varias veces con la ley. De hecho, su prontuario judicial data del año 1994, cuando tuvo su primer “encontronazo” con la Fiscalía Nacional de Drogas.

Reincidente en muchas ocasiones en el fértil negocio de la droga, en 2009, la Unidad de Investigaciones Sensitivas de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) le montó una trampa con la operación “Águila” y probó que Domínguez Walker volvió al negocio. En esa ocasión, trasladó cocaína en carros de lujo y envió alijos de estupefacientes a Francia. Estaba claro que el delincuente, quien apenas realizó estudios de bachillerato, había planeado y organizado los movimientos del “oro blanco”.

Posteriormente, en 2010, se le relacionó con otra investigación de trasiego de 300 kilogramos de cocaína, pero los funcionarios que llevaron el caso concluyeron que se trataba de un “tumbe” del cargamento.

En la recta final de su carrera, en el megaoperativo “El Gallero”, iniciado desde 2016 por una comisión conjunta de fuerzas de seguridad y liderado por el fiscal Markel Mora, se identificó que uno de sus locales de peleas de gallos era el cuartel principal para su vasta red de narcotráfico. Gracias a las pruebas recabadas durante un año completo de accionar, las autoridades concluyeron que esta gallera era la fachada usada para blanquear los capitales obtenidos con el negocio de la droga.

En este nuevo careo con las autoridades del Órgano Judicial, sin embargo, parece llevar todas las de perder. En la audiencia de este martes pidió en las oficinas del Sistema Penal Acusatorio de Plaza Ágora una “investigación objetiva” y alegó que se involucró a “mucha gente inocente” en la investigación.

Fuente: http://noticiaaldia.com.pa/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *