El Chorro se niega a morir

Un parque natural que clama en el rugir de sus aguas atención inmediata

Escasos 35 minutos separan a La Chorrera de la capital. Dentro de este Distrito encontramos significativos atractivos turísticos que ahora están abandonados. Es el caso de El Chorro, símbolo natural de una hermosa cascada de unos 30 metros de altura aproximadamente, que se forma cuando las aguas del Río Caimito se encuentran con violento desnivel de rocas y aguas incontenibles que caen al vacío formando así lo que es el Chorro de la Chorrera.

Belleza que se pierde

A través de la historia, El Chorro se ha constituido en un distintivo del lugar, precisamente el nombre de este Distrito nace de la cantidad de afluentes (alrededor de 15 chorros) que existían en la región.   El más importante es el del Río Caimito, que nace en el Cerro Trinidad y desemboca en el Océano Pacífico, en el Puerto Caimito.

Cabe destacar que a pesar del abandono este chorro que es el más importante se niega a morir  aun cuando sus aguas están contaminadas y llenas de desperdicios, lo que es una pena, porque podría convertirse en un verdadero atractivo turístico que podría retornarle importantes beneficios económicos al Distrito y a la provincia en general.

En 1991 el Consejo de La Chorrera declaró “El Chorro” como sitio de interés turístico nacional con el propósito de que este se conservara, pero es muy poco o nada lo que se ha hecho para preservarlo.

Es preciso remontarnos a la historia pasada de este monumento histórico que brindó energía eléctrica al lugar y su belleza incluso sirvió de marco al rodaje de la película “Los muertos y los descamisados”, que se firmó en los 50, por americanos y belgos, además de ser una fuente de inspiración para pintores y poetas.

Conversamos con  Benita Rodríguez,  lugareña con más de 50 años de residir en La Chorrera,  dice que es una lástima que se esté perdiendo este monumento turístico, porque además de ser parte de la historia puede generar importantes plaza de empleo y sobre todo convertirse en una parada obligatoria para los que pasan hacia el interior del país.

“Este Chorro era muy visitado, pero la desidia y la falta de conciencia de muchas personas que depositan la basura aquí sin importar el valor que este lugar tiene, ni las pésimas consecuencias que esto ocasiona al medio ambiente, ha venido deteriorando fuertemente esta belleza que nos regaló la naturaleza. Que pena que nosotros mismo cada día más estemos destruyendo nuestro ecosistema y nuestra historia, sin que las autoridades tomen seriamente cartas en el asunto y acaben con esto”, comentó.

Recuerda con nostalgia sus paseos a El Chorro, con sus amigos, “Era maravilloso porque estas aguas nos daban el placer de refrescantes baños, todavía no se tenía conciencia de lo grande y extraordinario que nos regalaba la naturaleza, hoy es imposible sumergirse en esas aguas”.

Durante nuestra visita a El Chorro, pudimos ser testigos de una ronda de patrullaje por unidades de la Policía Nacional, evento digno de destacar porque cuando preguntábamos a los lugareños camino al lugar decían “esta feo y es peligroso”.  De igual forma visualizamos a visitantes hombres, mujeres y niños quienes se sentían atraídos con lo que cuentan las leyendas del mencionado Chorro y que ellos mismos querían conocer.

Además conversamos con Janeth Abrego, quien nos dijo que no reside en el área y que vino a verlo con su hija porque le habían comentado que era un lugar hermoso, cálido y refrescante que debía visitar antes que desapareciera.

Señaló que si se ve en total abandono, no hay donde sentarse, ni un lugar donde depositar los desechos. Considera que se podría hacer un mirador, algo atractivo para los visitantes.  Del mismo modo hizo un llamado a las autoridades correspondientes a buscar estrategias que vayan al rescate del Chorro porque “sería una lástima dejar perder este regalo de la naturaleza”.

Por ello, los chorreranos, preocupados por el deterioro de esta belleza natural, piden a las autoridades que inicien un plan de mejoramiento en uno de los principales atractivos del distrito con mayor desarrollo económico e icono histórico del lugar.

Salimos del lugar convencidos de que la pronta y oportuna ejecución de un plan para sanear y salvar El Chorro, de la Chorrera, debe preocupar a autoridades y a residentes de la región, ya que se hace urgente empezar acciones que permitan recuperarlo y aprovechar sus beneficios ambientales, económicos, y devolverle a la Chorrera esta belleza emblemática, histórica y natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *